Skip to content

La silla eléctrica fue inventada por un dentista

A que no sabías que, la silla eléctrica fue inventada por un dentista

La silla eléctrica fue inventada por Harold P. Brown, un dentista, empleado de Thomas Edison, contratado para investigar el tema de la electrocución y para el desarrollo de la silla eléctrica. Ya que Brown trabajó para Edison, y Edison promovió el trabajo de Brown, el invento de la silla eléctrica a menudo se adjudica, erróneamente, al propio Edison. El diseño de Brown estaba basado en la corriente alterna (CA), la cual aparecía como la alternativa a la corriente continua (CC) desarrollada por Edison pero menos eficiente en lo que se refiere al transporte.

En 1886 el estado de Nueva York estableció un comité para determinar un nuevo sistema de ejecución que fuera más humano y que remplazase a la horca que era el método usado hasta entonces. Ni Edison ni Westinghouse quisieron que se eligieran sus sistemas eléctricos, porque temían que los consumidores no querrían tener su casa el mismo tipo de corriente eléctrica que servía para matar criminales.

Para demostrar que la corriente alterna era mas útil para las ejecuciones, Brown mató varios animales, incluyendo al elefante de un circo, durante las pruebas que hizo de sus prototipos. Asimismo ejecutó varios animales frente a la prensa como una forma de asegurar que la corriente alterna estaba asociada con la electrocución. Entonces se creó el vocablo “electrocución”. La mayoría de sus experimentos se llevaron a cabo en el laboratorio de Edison en 1888.

Aparentemente los experimentos dieron sus frutos y la silla eléctrica de corriente alterna se adoptó por el comité en 1889.

El primer ejecutado con la silla eléctrica fue William Kemmler; la ejecución se llevó a cabo en la Prisión Auburn en Nueva York el 6 de agosto de 1890. La primera mujer ejecutada fue Martha M. Place, en la prisión de Sing Sing el 20 de marzo de 1899. Ohio adoptó la silla eléctrica en 1897, Massachusetts en 1900, Nueva Jersey en 1906 y Virginia en 1908. En poco tiempo se convirtió en el método más generalizado de ejecución en los Estados Unidos, y lo fue hasta mediados de los años 1980 cediendo ante la popularidad de la cámara de gas que comenzó a funcionar en los años 1950.

Un récord nada feliz se fijó en una noche de julio de 1929 cuando siete personas fueron ejecutadas una después de otra en la penitenciaria estatal de Kentucky en Eddyville. Fue la mayor electrocución masiva en la historia de los EE.UU.

Fueron ejecutados mediante electrocución Julius Rosenberg, Ethel Rosenberg, Ted Bundy y Leon Czolgosz.

La silla eléctrica dejó de usarse cuando los legisladores buscaron métodos de ejecución más humanos. La inyección letal se volvió el método más popular.